Las puertas de ascensor siempre deben ser accesibles, cómodas y proporcionar la máxima seguridad a sus usuarios.


Por esta  razón, compartimos algunas de las características de este tipo de acceso:


  • Las puertas serán automáticas
  • Tendrán un ancho para que pueda cruzarla un usuario de silla de ruedas.
  • Las puertas deben mantenerse abierta en un tiempo de hasta 20 segundos.
  • Las puertas de ascensor deben estar equipadas con un sensor de detección de personas.
  • El color de la puerta debe contrastar con el acabado de las paredes adyacentes, para ayudar a personas con discapacidad visual.
  • Frente a la puerta del ascensor debe existir una  franja de pavimento de color contrastado y de distinta textura.
  • El botón de cierre y apertura de puerta no debe faltar dentro de la cabina.


Tampoco podemos olvidar el bloqueo de puertas, un sistema que impide que alguien pueda entrar o salir de la cabina, mientras el  elevador está en marcha.


Las fotocélulas son otro elemento de seguridad  que evita accidentes en el cierre y apertura de las puertas automáticas, debido a que capta la presencia de objetos o personas en el umbral de la puerta, bloqueándola y evitando el cierre de las mismas.